0034 686 490 381 

Sígueme

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Blogger - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

© 2019. Mundo Aladuría.  Página en construcción. 

JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO

 

Toda pedagogía esconde una antropología. Todo acto pedagógico está mediado por un ideal hacia el que caminamos y desde donde deseamos que nuestros hijos y alumnos sean. Este puede ser más o menos consciente, pero siempre es y está y se ve proyectado en nuestras acciones. Se ha hablado mucho del curriculum oculto de la escuela, pero no así del curriculum latente del maestro y de la persona que vive tras la profesión de maestro o la etiqueta de educador.

 

¿Qué es lo que hay tras nuestras acciones?, ¿Qué nos hace querer educar de una manera y terminar obteniendo un resultado distinto? Estas reflexiones son, a menudo, olvidadas por quienes nos dedicamos a la hermosa labor pedagógica y solemos caer envueltos en la emergencia de la cotidianeidad o en un estado de impotencia frente a la realidad educativa que nos hace evitar preguntas fundamentales en nuestra relación educativa, tales como ¿Para qué educamos? y ¿Desde dónde educamos?

 

¿Qué ideal queremos que habite en nuestro hacer pedagógico?, ¿Qué tipo de ser humano deseamos proyectar? Cuando nos relacionamos con un niño no podemos evitar relacionarnos con el niño que fuimos o, mejor dicho, con el niño que recordamos haber sido.  A menudo, apenas somos conscientes del por qué decidimos estudiar para maestro o ver a nuestro hijo desde una mirada inclusiva y cómplice. Entre estas y otras muchas resonancias, asistimos al acto educativo. ¿Qué puedo hacer con ese alumno que tanto me molesta?, ¿Cómo hago para disfrutar mejor de la crianza de mi hijo?, ¿Cómo puedo hacer para que mi aula/hogar esté más disponible para el aprendizaje?, ¿Cómo mejoro mi relación con mis compañeros del Centro Escolar?

 

Proponemos un espacio de autoconocimiento donde reflexionar acerca de nuestra labor educativa como padres y agentes educativos y donde posibilitar una transformación desde nuestro compromiso con el presente.

 

Los objetivos generales son:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más específicamente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se trata de una formación dedicada a fortalecer nuestros vínculos con la educación y nuestra relación con nuestra biografía, así como un espacio donde aprender técnicas de resolución de conflictos a través del Teatro Espontáneo.

 

 

LA MOTIVACIÓN POR ESTA FORMACIÓN 

 

Llevamos 15 años desarrollando proyectos educativos en centros escolares. La época de cambio que vive la educación, así como la necesidad de aportar a la escuela una nueva mirada, nos llevó a desarrollar un proyecto de "Convivencia en la Escuela" de la mano de la Fundación Yehudi Menuhim bajo su programa MUS-E.

 

Este proyecto asume el deseo de generar espacios de convivencia a través de la práctica del arte entendida como un espacio de reconocimiento, de encuentro y de experimentación. 

 

Una de la particularidades con las que desarrollamos nuestra colaboración consiste en empezar a sentir los conflictos como una oportunidad donde aprender, crecer y ver qué mecanismos invisibles están hablando desde el sistema.

 

Habitualmente se nos pedía que trabajásemos con los alumnos para mejorar su convivencia y, poco a poco, conseguimos también inlcuir al profesorado en las sesiones. De esta manera logramos ver cómo muchas de las situaciones que se vivían en el aula tenían relación con el trato entre los maestros y la junta directiva.  Se trata más o menos de sentir, antes de trabajar en sesiones con niños, cómo podemos evitar ciertos desgastes ofreciendo a los padres un espacio de autoconocimiento. 

 

Decidimos iniciar esta propuesta y madurarla. Tras varios años de reflexión y mejora, hemos decicido compartir nuestro proyecto con el deseo de que otros profesionales se sirvan de él para complementar su quehacer pedagógico. 

VIAJE AL CENTRO DEL MAESTRO

  • Posibilitar un espacio de reflexión y transformación de nuestro quehacer pedagógico.

 

  • Ofrecer herramientas prácticas para la resolución de conflictos a través de la Representación Espontánea y Simbólica. 

 

  • Ampliar nuestro horizonte pedagógico a través de un enfoque sistémico y narrativo de la Pedagogía.

  • Reconciliarnos con nuestras posibilidades creativas y espontáneas.

 

  • Repensar nuestra relación con el lenguaje, los límites, la autoridad, el conocimiento y el otro.

 

  • Sentir los mecanismos de defensa que nos alejan del contacto con nuestra autenticidad.

 

  • Identificar la relación que mantenemos con el grupo de trabajo desde una mirada sistémica.

 

  • Mostrar la importancia de un trabajo personal en el maestro, paralelo a su profesión.

 

  • Fomentar la valentía y el amor a uno mismo.